”Criar Puro Sangue Lusitano es entrar en ese mundo mágico de la intuición donde el ganadero se apasiona y va haciendo el caballo a la imagen de su sueño...".
.

17.2.13

Muñeca de porcelana.


Buscando nada en un cajón cualquiera acabo de encontrar un papel viejo y arrugado con algo que escribí hace ya ocho años. Casualidades de la vida que ese manuscrito data de un mes de febrero, y después de tanto tiempo volverlo encontrar no sé muy bien lo que significa... pero yo me entiendo.
Muchas tardes dejaba mi picadero y recorría varios kilometros para ir a verla. Ella, como siempre que hacía buen tiempo, me esperaba sentada en el patio de su casa. Cuando llegaba y abría el portal siempre me decía lo mismo..."ahí ven o tolo". Hay frases y cosas en la vida que se van repitiendo a lo largo de ésta, y una vez más, sigo desconociendo el motivo.
El patio era muy pequeño y resbaladizo para hacer ejercicios de doma, pero lo suficiente para ir al paso y ofrecerle a mi abuela el que para ella era mayor y mejor espectáculo ecuestre del mundo. Al final no había aplausos pero si galletas para merendar y un tirón de orejas de vez en cuando.
Cuando dejé de ir a su patio me vio montar en el mio. Aquí falleció mi gran admiradora.
Hoy quiero compartir con vosotros aquel escrito que no siendo poeta hice en su día.

 Lo titulé "Muñeca de porcelana".





Roncaba la luna y pasó el viento,
viento húmedo del sur que traía malas nuevas.
Triste lamento de pájaro muerto,
nunca la volví a ver...
 
Sólo queda el recuerdo apagado por el olvido,
lágrimas sobre su pecho,
triste amanecer.
Amanecen y despiertan los sueños rotos
como alfileres en mi corazón,
llantos de niños huérfanos,
campanadas de dolor.
 
Te quedaste dormida en el tiempo,
muñeca de porcelana gris,
gris fue la mañana...gris y añil.
Arrugas en tu cara,
arrugas en mi pecho,
arrugas en mi cama,
arrugas en tu lecho.
Y después nada...
nada, nada...silencio,
sólo silencio.
Te fuiste con la escarcha del invierno,
cuando febrero se enamoró de abril...
La luna seguía roncando,
nunca la volví a ver.
 
Que Dios la tenga en su Gloria.

Fado quando me sinto só para una muñeca de porcelana...yo me sigo entendiendo.




Boa noite. 
 

3 comentarios:

Jesus Cabezuelo Fernandez dijo...

No dejo de quitarme el sombrero ante tí. No dejas de sorprenderme.

Anónimo dijo...

Recuerdo aqella noche con carino

Fina M dijo...

Oléeee tu gracia, o mejor dicho "verbigracia".